Saltar al contenido

¿Se puede envasar al vacío pan?

Se puede envasar al vacío pan

La mejor forma de disfrutar el pan es recién horneado. Nada es más reconfortante que el aroma tan distintivo de este bocadillo, ni lo suave y tibio que es.

Por desgracia, a menos que tengamos mucho tiempo libre, no es práctico hornear uno cuando estamos antojados de un emparedado.

Por suerte estamos en una web que habla acerca de envasadoras al vacío. Y si esta sirven para aumentar la vida útil de un producto, ¿podrá funciona el pan fresco? ¿Y como lo hacemos?

¿Qué es lo más importante de almacenar pan?

Como dijimos antes, si queremos disfrutar realmente de un pan es necesario comerlo recién preparado. En caso de que necesitemos guardarlo para más adelante, la mayoría de las personas lo deja dentro de una bolsa sin más. Mientras que esta se mantenga cerrada, el mismo se mantendrá durante más tiempo fresco.

Otras personas prefieren guardar sus barras de pan en hornos y armarios, utilizándolos como paneras.

Aunque el horno es un buen lugar para guardar el pan, no es práctico si lo utilizas a menudo. La exposición frecuente al aire no ayudará a mantenerlo fresco. Lo mismo ocurre con las alacenas.

Por lo tanto, es mejor buscar otras alternativas. Las bolsas de plástico, las de papel y las neveras funcionan bien, pero todos tienen sus inconvenientes. Veamos cada uno de ellos y luego veremos si se puede o no envsar el pan al vacío.

1. Bolsas plásticas

Así es como muchos optan por guardar el pan, pero no es precisamente lo más eficiente.

Las bolsas de plástico funcionan bien para mantener el alimento hermético, pero remueven la humedad del interior del pan y la llevan hacia la corteza.

Esto hace que la corteza se ablande y estropea la textura y el sabor general del producto.

La corteza protege el pan y le da su textura crujiente. Además, también es un indicador de la calidad y frescura de una barra de pan.

Definitivamente, no queremos un método de almacenamiento que estropee el sabor de este, así que las bolsas de plástico no son la mejor opción.

2. Bolsas de papel

Las bolsas de papel son mejores que las de plástico para mantener el sabor y la textura del pan y su corteza.

Funcionan como una caja de pan, y permiten que el pan respire, cosa que la bolsa de plástico restringe. De este modo, las bolsas de papel no solo son capaces de almacenar el pan, sino también de mantener su textura y sabor.

Por lo tanto, en términos de mantener el sabor y la textura, las bolsas de papel toman la delantera a las de plástico. Sin embargo, ambos métodos no pueden mantener el pan sin moho durante más de una semana.

3. Nevera

El moho crece en condiciones de humedad, y es más frecuente en los veranos, ya que el nivel de humedad en el aire suele ser mayor.

La mejor manera de combatirlo es guardar el pan en un entorno controlado. Los frigoríficos ofrecen este entorno controlado, ya que mantienen la temperatura a un nivel bajo y conservan los alimentos frescos.

Podemos almacenar el pan en un recipiente o en una bolsa dentro del frigorífico, aquí no hay diferencia. El único inconveniente de los frigoríficos es que pueden resecar el pan. Por eso, aunque el pan dure más, no es lo mejor en cuanto a sabor.

Mantener el pan en un lugar fresco, como la despensa, también funciona, pero eso también depende de la temperatura general del lugar en el que vivimos.

Esto nos lleva al envasador al vacío y a la forma en que este método permite mantener fresco el pan. Ahora hablaremos de cómo se puede envasar el pan al vacío y cuáles son sus ventajas y desventajas.

¿Como envasar el pan al vacío?

El envasado al vacío ha sido calificado como una de las formas más eficaces de conservar el pan. Sin embargo, hay un problema.

El pan es blando y tiene una textura aireada, y cuando se sella al vacío, se extrae todo el aire. Esto nos deja un pequeño bloque de masa aplastado que no es nada apetecible.

Para contrarrestar esto, hay dos métodos con los que se puede almacenar el pan al vacío, y son:

1. Congelar

La congelación es el método más sencillo para envasar el pan al vacío. Lo único que tenemos que hacer es congelar el pan antes de pasarlo por el proceso.

Cogemos una sartén o una bandeja y colocamos la barra de pan en ella. Metemos la bandeja en el refrigerador y dejamos que se congele durante dos o tres horas. Cuando el pan esté completamente congelado, lo sacamos del congelador y lo envasamos.

Congelar el pan antes evita que se desinfle al extraer el aire al vacío. Así, no termináramos con un bloque de masa, y el pan estará fresco incluso después de semanas de haber sido horneado.

2. Ajuste del vaciado

Este método funciona para aquellas personas que no quieren congelar el pan antes de envasarlo al vacío. La «configuración de pulsos» es una opción disponible en la mayoría de las máquinas de sellado al vacío.

Funciona controlando la cantidad de aire que se extrae de la bolsa. De este modo, la máquina elimina el aire poco a poco según lo regule el usuario. Lo único que hay que hacer es vigilar el pan y detener el vacío antes de que lo aplaste.

No obstante, el método exacto que se emplee variará de una máquina a otra. Por ello, es importante que consulte el manual de usuario de tu máquina.

Conclusión

Sea cual sea el procedimiento que elijamos, el coste de sellar el pan al vacío por encima de que pierda su frescura o se cubra de moho merece definitivamente la pena.

El envasado al vacío no solo ayudará a conservar el pan durante más tiempo, sino que también lo mantiene fresco y con la misma textura, cosa que los otros métodos no consiguen.