Saltar al contenido

¿Cómo conservar patatas al vacío?

Cómo conservar patatas al vacío

Las patatas son uno de los vegetales más consumidos por las familias de España. Son muy ricas con prácticamente todas las comidas, y se pueden combinar con muchos ingredientes para conseguir nuevos sabores.

Incluso son un tipo de cultivo que podemos fácilmente hacer crecer en nuestro jardín, y nos proveerá de muchos tubérculos para alimentar a toda nuestra familia.

Por eso es importante saber si podemos conservar las patatas al vacío para consumirlas en otro momento. Y la respuesta es claramente que sí.

Pero no podemos arrojarla dentro de una bolsa, quitarte todo el aire y llevarla al refrigerador. Eso simplemente no es suficiente para conservar su textura y sabor por más tiempo.

Es necesario que las preparemos bien antes de eso. Ya que cada tipo de preparación necesitara un proceso diferente que ahora te vamos a contar.

1. Puré de patatas

El puré de patatas es una de las formas más sencillas de almacenar nuestras sobras de la comida del día anterior. Además es una de las preparaciones más ricas si está bien condimentada.

Para eso, creamos una capaz de puré encima de una bandeja donde no se vaya a pegar (podemos utilizar papel antiadherente). Podemos darle forma de hamburguesa para que quepan mejor en la bolsa luego.

Luego lo colocamos en el refrigerador y cuando esté congelado lo sacamos. Lo siguiente es guardarlo en una bolsa para envasar al vacío y le extraemos todo el aire.

2. Patatas fritas

Si hablamos de patatas, las que se preparan fritas son quizás las más deliciosas con abundante sal. Aunque lleva su tiempo prepararlas y si sobran nos da mucha penas tener que tirarlas a la basura. Por eso envasarlas al vacío es lo mejor que podemos hacer.

Al igual que con el puré, es buena idea congelarlas antes de envasarlas.

Para eso tomamos una bandeja y las colocamos encima para llevarlas al congelador. Sin embargo, debemos tomar la precaución de no cocinarlas mucho, simplemente dorarlas un poco (luego continuaremos con la cocción otro día cuando decidamos comerlas).

Una vez que estén congeladas las colocamos en la bolsa especial para sellarlas al vacío.

Cuando deseemos comerlas, simplemente debemos quitarlas de la bolsa y freilas un poco más.

3. Patatas deshidratadas

Si tenemos muchas patatas y no queremos que se echen a perder, una forma de almacenarlas al vacío es deshidratándolas. Para eso las pelamos y luego las cortamos en cubos o rodajas, luego las deshidratamos.

Una vez secas, las podemos envasar al vacío.

Cuando sea momento de comerlas, las quitamos de las bolsas y las cocinamos en un estofado o las hervimos.

4. Patatas horneadas

Si te gustan las patatas cocinadas al horno, ¿por qué no ahorrar tiempo en la cena haciendo una tanda que guardarás para más tarde?

No podremos sellarlas al vacío en bolsas, pero pueden conservarse bien en el congelador si se guardan en un bote de sellado al vacío.

Cuando estemos listos para comerlas, solo tenemos que sacar una tanda para recalentarlas.