Saltar al contenido

¿Cómo almacenar sobras de comida para que no pierdan sabor?

Cómo almacenar sobras de comida para que no pierdan sabor

Probablemente todos somos culpables de haber cocinado demasiado para la cena y de tener que lidiar con una buena cantidad de comida sobrante. Pero en lugar de desperdiciar la comida sobrante, ¿cuáles son las mejores y más seguras formas de almacenar y comer las sobras?

Hoy hemos escrito una guía muy útil para que aproveches toda esta comida y desperdicies lo menos posible. Algo que no solo ayuda a ahora tiempo sino también dinero.

El hecho de que las sobras de comida tengan buen olor y saber no siempre significa que sean seguras para comer, así que saber exactamente cuánto tiempo se conservan los alimentos en el frigorífico o el congelador es crucial para asegurarnos que lo que estamos comiendo es apto para el consumo.

Te vamos a presentar reglas generales para conservar mejor las comidas, y también que debemos hacer con cada comida en particular.

Consejos para guardar la sobras de comida

¿Dónde guardarlas? Las sobras de comida deben guardarse en la nevera o en el refrigerador dentro de las dos horas siguientes a su cocción. Esto es para evitar la propagación de bacterias dañinas.

¿En qué? Todas las sobras deben guardarse en recipientes herméticos y poco profundos, ya que así se enfriarán más rápidamente.

¿Cuándo guardar? Se piensa erróneamente que hay que esperar a que la comida se enfríe por completo antes de meterla en la nevera. En realidad, lo que hay que hacer es meterlos en el refrigerador inmediatamente, aunque estén calientes. Así se evita que las bacterias se multipliquen.

¿Descongelación? La forma más segura de descongelar las sobras congeladas es en el refrigerador, ya que evita la proliferación de bacterias.

¿Cuáles son las temperaturas seguras? Las sobras de comida deben estar por debajo de los 5 °C cuando se almacenan y al menos a 60 °C cuando se recalientan. Las temperaturas intermedias se encuentran en la «zona de peligro», ideal para el desarrollo de las bacterias.

¿Cómo almacenar comidas en particular?

Ahora veamos como debemos manipular diferentes alimentos, ya que cada uno tiene su truco si queremos mantener los sabores y texturas.

1. Arroz

Uno de los alimentos más delicados es el arroz, ya que puede provocar una intoxicación alimentaria si no se recalienta correctamente.

El arroz debe congelarse o refrigerarse antes de una hora después de la cocción y no debe guardarse en el refrigerador durante más de seis días.

A la hora de servirlo, debe alcanzar una temperatura de 60º C en todo el platillo (podemos romper en pedazos el arroz congelador para ayudar a calentarse más uniformemente)

2. Carne

Cuando se trata de carnes rojas o blancas, la conservación en el refrigerador nunca debe superar los dos días una vez cocinadas. Las carnes deben ser recalentadas siempre por encima de los 75ºC y deben servirse bien calientes.

La mejor manera de congelar la carne sobrante es en salsa, como la de la pasta o la sopa. Esto permite que la carne conserve su humedad y sepa mejor una vez descongelada.

3. Vegetales

Después de cocinar las verduras, es fundamental enfriarlas a temperatura ambiente antes de envasarlas y guardarlas en la nevera. Las verduras sobrantes en el refrigerador deben consumirse antes de dos días.

Para congelar las verduras, las hervimos y pasamos por agua fría para detener el proceso de cocción. A continuación, las escurrimos y las colocamos en una bolsa de congelación.

4. Pan

Almacenar el pan en el refrigerador no es bueno para alargar su vida comestible, pero el congelador sí. Lo ponemos en una bolsa para congelar y luego lo llevamos al congelador. También podemos utilizar una técnica como la del envasado al vacío.

Si tenemos panes o baguettes rancios, un truco ingenioso es rociarlos con un poco de agua y meterlos en el horno a baja temperatura.

5. Quesos

Nunca debemos volver a guardar el queso sobrante en un envoltorio de plástico, ya que este se aferra a las grasas y aceites que afectan a su sabor.

Almacenar sobras de queso

La mejor manera de guardar el queso sobrante es rallarlo y meterlo en una bolsa de congelación. Así será más fácil descongelarlo y se mantendrá comestible durante dos o tres meses más.

6. Pastas

La pasta cocida puede guardarse sin problemas en el refrigerador durante unos tres o cinco días, y dura ocho meses en el congelador.

Rocía un poco de aceite de oliva sobre la pasta antes de guardarla en un recipiente hermético para evitar que se pegue y se seque.

Después de descongelar la pasta, déjala un poco de tiempo y luego hiérvela en agua para que se caliente bien.